14.9.10

The Dark Knight

Y entonces Javier Cáceres luchó contra la corrupción lo suficiente para....

Véanlo ustedes




you either die a hero or live long enough to see yourself become Javier Cáceres

Cortesía de @jknventive

30.5.10

Elecciones Presidenciales 2010

Conmovedor testimonio del resultado de las elecciones llevadas a cabo el 30 de mayo de 2010. El sentimiento es compartido.

video

14.4.10

Víctimas del desparche

Ajá, no tenía nada más que hacer y este otro me pidió ayuda para hacer nada juntos.
Y entonces salen cosas así





No nos culpen. Resulta que... sólo fue un mal día
.

6.4.10

Por que quiero un Proyect Natal

Microsoft anunció desde el año pasado el lanzamiento del ambicioso "Proyect Natal", una serie de dispositivos los cuales permiten capturar la velocidad y posición del jugador, incluyéndolos de manera inmediata en el juego, eliminando la necesidad de controladores externos, reflejando los movimientos del jugador dentro del programa reproducido por la consola.


El vídeo es tentador, y los juegos, aunque no cuentan con las mejores gráficas, serán una nueva experiencia, replanteará la forma en la cual se programan y juegan los juegos. Y ¿por qué quiero uno, aun cuando no tengo un 360?

Pues tuve una revelación: gracias al Proyect Natal podré hacer realidad mi sueño de ser un Buki, (porque ser EL Buki, es imposible), bien sea como el Pandereta Hero:



O ser el bajista mas movido de toda Sudamérica:



Porque para ser un Buki no basta aporrear botones, debe sentirse en el alma la música, y moverse al son del sentimiento.


(Lastima que el Sony Move no pueda igualarlo, ergo, nunca veremos esto)




2.4.10

Star Wars apenas si te conocí

En esta Semana Santa de Devoción y flajelamiento, en la época en la cual Jorge Baron nos entregaba las únicas 5 entregas de Rocky, gracias al tiempo libre, la afición de un sobrino y el desprograme total, me he encontrado, como el ave fénix, con 5 de las 6 películas de Star Wars, viendo en ellas no propiamente contradicciones, pero si una que otra sorpresa.

Sé que, de considerarme un "fans", la entendería sin renegar, o al menos les hubiera puesto cuidado. Pero gracias a una reseña épica de 70 minutos, debo cuestionar el legado que George Lucas les ha dejado en las cajitas felices a las nuevas generaciones.

No es una reseña seria, y contiene infinidad de SPOILERS lo cual es inaudito en esta época, si usted no sabe quien es el hijo de Anakin Skywalker, o que es y para que sirve la fuerza, gracias por la visita, seguramente no entienda o le importe lo que va a leer. Si lo sabe, no le sorprenderá nada, salvo mis deducciones.

Empecemos por el principio (bueno, el nuevo principio, osea, el primer episodio que salió en 1999). La pelicula inica asi:



Resulta que una entidad interplanetaria de comercio, hace un bloqueo economico-militar a un pequeño planeta, el cual tiene participacion en el órgano legislativo interplanetario y cuyas discusiones no se llevan a cabo con resultado. Como solución - o para destrabar el asunto - al supremo canciller no se le ocurre otra cosa que enviar dos Jedi, los cuales supuestamente son como la Iglesia o la Cruz roja, pero que en realidad actuan como militares.

A ver si entendí.... para un problema económico y casi militar, tipo Colombia-Venezuela-Ecuador, Uribe manda 2 Jedis (Chuck Norris y Jack Bauer, como por decir algo)... y la solución para el bloqueo, es mandarlos matar (eso sucede en los primeros 10 minutos de la película, algo así como mandar 10 batallones de tanques a la frontera). De esta manera comienza la película, termina con un niño que al principio es chévere (como todo niño) para después volverse el emo más grande de la historia y luego convertirse en un hombre malvado, que se viste de negro y se la pasa solo.

Los Jedi, sin ningún respeto a la propiedad privada (aún cuando cuentan con un edificio, una escuelita para niños Jedi y muy seguramente no pagan impuestos) destruyen cuanto robot se les atraviesa, en ejercicio de su "legitima Defensa" y terminan yendo al planetica porque, igual, quieren matar a la princesa (elegida popularmente, como nos enteramos en la segunda parte) y destruir el planeta, sin que el senado haga nada (¿o es el senado el que autoriza la invasion?).

Los Jedi estan de moda, y es chic que todos los planetas y razas tengan por lo menos uno, así no sean verdaderos Jedi porque los matan de las maneras más simples (salvo a los protagonistas), y son Jedi porque tienen un sable laser y usan la fuerza para alzar cosas, sin filosofar sobre la fuerza, ignorando y contradiciendo todo lo que Yoda defiende cuando solamente era una marioneta.



Yoda, el maestro de maestros de los Jedi, una criatura cuya contextura física no es suficiente para ser un guerrero, sin embargo, su conocimiento de la Fuerza lo convierte en un temible adversario. Temible y saltón. Lo increíble es que no entrenó a nadie, pero Obi-Wan insiste que él fue entrenado, cuando era como Luke, por el mismo Yoda. Los principios que Obi-Wan y Yoda le enseñan, manifiestan, explican y sustentan a Luke, por las acciones de las precuelas desaparecen totalmente. Un Jedi nunca miente, sin embargo creo que Qui-Gon nunca dijo una verdad, la fuerza no es para atacar, y eran los primeros en las líneas de batalla, en una guerra iniciada por un bloqueo económico a un pequeño planeta. De existir Jedis, Sudamérica estaría imersa en una guerra sin final aparente.

Esto va para largo, pero no me quiero (puedo extender). Sin embargo, dejo una ultima inquietud: ¿Por qué Darth Vader en su nave, y Luke en su X-Wing tienen perillas? ¿PERILLAS? veintipico años después, mientras las demás naves cuentan con controladores táctiles y digitales.... y en general ¿por qué la tecnología se desmejoró con el Imperio? ¿Acaso existe una directiva imperial para que las cosas sean Steampunk? y de ser así ¿cuando lo dicen?

29.3.10

Lo nuevo del Doctor




Luego de pasar y verlas imagenes de Radio Times del nuevo TARDIS, pensé inmediatamente en esta otra genialidad.



No que una cosa tenga que ver con la otra, o simplemente que signifique algo malo.

24.1.10

Katy

Así se llamaba. No Katty, Kathy, ni Cathy, o de cualquier otra manera. Mi abuelo le puso ese nombre, hace catorce años. "Es un nombre de reina", decía, a la vez que entre todos empezamos a reconocerla así. Ella no entendía, al principio. Luego hasta cuando Kathy Saenz era nombrada en la televisión, ella levantaba la cabeza buscando quien la llamaba. Era una French Poodle, esa raza tan odiada y que tanta vergüenza genera en mucha gente. A mi no. En medio de todo tenía su carácter, su humor, su genio. Era envidiosa. Mucho. No permitía que nadie arrimara a mi mamá, solamente le permitía eso a una mujer. De resto todos nosotros teníamos que mantener la distancia o nos mordía. A mi hermano mayor le costo una uña, a mi dos, al otro le mordia los dedos y le aflojaba la carne, todo para mantener a salvo a quien consideraba su amo. Y ella, mi mamá, hacia lo mismo. Los límites estaban fijos, todos conocíamos la distancia y la aceptábamos sin chistar o renegar. Aprendimos a vivir con eso como si fuera una más de la familia. Siempre dormía con su dueña. Y en el caso de que ella no estuviera, lo hacía conmigo. Era el segundo al mando. Se acostaba buscando calor al lado de mis muslos, muchas veces me metía el diente cuando, embarcado en el más profundo sueño, daba la vuelta y la incomodaba. Sí, era completamente fastidioso, la verdad.

Por allá en el año dos mil, luego de que el mundo no se acabara por completo (no como ahora, que se esta acabando a pedacitos) tuvo una camada de perros. Cuatro, en total. Sus únicos hijos, cachorros, como quiera llamarlos. Seguramente a usted le parecera esto una soberana estupidez, y puede que lo sea, pero estoy aca lidiando con eso mientras escucho a mi madre orando lo de siempre pero pidiendo por su perrita, esa que le va a hacer una falta enorme esta noche. Continuo. Tuvo cuatro cachorros, una anécdota genial de como se repiten las cosas: nosotros somos cuatro hermanos, todos varones; mi madre es la menor de cuatro hijos, la única mujer. Katy tuvo cría de todos los colores y tamaños. Fue algo bonito ver como los defendía a dentelladas de nosotros que solamente queríamos acariciarlos. Sin embargo notamos algo raro, un problema con el perro mas grande, uno negro con garras enormes. Fuimos al veterinario en el carro que todos en mi familia montamos (mis hermanos, mis sobrinos) saliendo del hospital, pero ésta vez dirigiendonos al veterinario para ayudarla a ella. Sobrevivieron tres. Ella no lo entendió. Mezcla de terquedad e instinto maternal. Nosotros dábamos calor a los que chillaban en nuestras manos, ella lamía sin cesar al que ya estaba muerto. Todos quedamos callados, observando. Mientras los demás perritos lloraban y ella levantaba la cabeza para saber que estaban bien (de todas maneras confiaba en nosotros), seguía en su labor de madre ayudando sin éxito al hijo que tenía entre las patas. Hizo lo mismo durante cinco minutos, hasta que la reunimos con los demás. Eso, quizá, fue lo mas hermoso que he visto en mi vida. No el hecho del nacimiento, no un puto cuadro o un amanecer. No. Lo más hermoso fue lo más simple, verla insistiendo con esa fe de que podría mejorarlo de esa manera que nosotros podemos llamar humilde, o sincera. El veterinario luego simplemente tomo el cuerpo y lo tiró a la basura. Katy se ocupó en lamer a los sobrevivientes.

Catorce años. Eso es la mitad de mi vida. Eso es gran parte de la vida de nosotros. Fue toda la vida para ella, y estuvo con nosotros hasta que ya no podía sostenerse en pie. Catorce años. El perro que dejamos para nosotros lo llamé Enzo. Es problemático, distraído, torpe y mechudo. Básicamente lo mismo que yo si fuera un perro. A Enzo le emputaba que se metieran con ella. Cuando salíamos a la calle espantaba a todos los perros cercanos, siempre. Una vez casi lo mata un Chow Chow, pero lo cuidamos con remedios y Katy con babas. Le limpiaba los ojos, las orejas, las patas. Todo. Se le quedaba cerca aun cuando a él le incomodaba. Y lo hacia siempre. Últimamente era él quien la observaba mientras le dábamos remedios, y estaba con ella, cerca, para mantenerla caliente. Hoy, luego de todo, se echó al piso y lloró en silencio. ¿tristeza? ¿conciencia de que Katy ha muerto? No lo sé, tengo un enredo en la cabeza y él, siendo un animal y todo eso, sufre de algo similar.

Katy llevaba mal desde comienzos de año. Todos salieron de viaje excepto mi hermano y yo, quienes nos turnábamos para no dejarlos solos a ellos. Sabíamos que le iba a dar duro, pero no de esa manera. Un golpe brutal. Lo que por ahí llaman pena moral. Cuando regresaron ya nada fue igual. No se pudo recuperar. Entre eso, un problema estomacal y su avanzada edad, se le agotó la vida. Desde entonces solamente agonizó. No era capaz de subir un escalón, ni de ladrar cuando sonaba el timbre. Hoy, justamente, luego de darle sus vitaminas y algo de comida, se quedó en mi cama con Enzo, hasta que le dió un ataque y vomitó. John, mi hermano menor, la llevó al baño. La dejó en el piso. No pudo sostenerse. Se derrumbó. Siguió con su ataque. La masajeamos mientras seguía tirada en el piso. Le hablamos. Dijimos su nombre mil veces. Ella solamente movía el hocico y perdía el pulso. La acariciamos hasta que dejo de moverse, hasta que se le paró el corazón. Se nos murió en las manos. Afuera Enzo batía su cola y chillaba. Seguimos así unos diez minutos. La historia se repetía: pese a nuestros inútiles esfuerzos, inocentes esfuerzos, esa mascota, esa parte de la familia que estuvo con nosotros toda la vida se quedó ahí, tirada.

Mi madre llegó una hora después. No se resignaba. No lo hace, aún cuando fuimos a enterrarla a un improvisado cementerio cerca de la casa. Esta es la hora en que la escucho consintiendo a Enzo, pero la verdad es que es su forma de afrontar todo esto. La mía, supongo, es contar todo esto, escribir solamente para decir que se murió mi mascota, que el mundo ahí afuerita me vale huevo, que lloro recordando un animal que hacía siempre lo posible cuando yo estaba enfermo: siempre con su lengua, siempre en mis dedos. Que me regaló su compañía sin esperar nada a cambio, y que esta noche me hará tanta falta como mañana por la mañana, cuando la eche de menos porque no sale a despedirse de mi, ni me salude luego de llegar del trabajo por la tarde.